Impagados dentro de la comunidad de propietarios, ¿cómo reclamar la deuda pendiente?



En estos tiempos se hace indispensable mantener un seguimiento cercano a los pagos de los recibos de la comunidad, para así detectar rápidamente los impagos y evitar que se acumulen deudas difíciles de poner al día.

En el artículo 9.1 de la Ley de Propiedad Horizontal, en sus puntos e y f, se determina que entre las obligaciones de los propietarios están las de ““contribuir, con arreglo a la cuota de participación fijada en el título o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización” y “contribuir, con arreglo a su respectiva cuota de participación, a la dotación del fondo de reserva que existirá en la comunidad de propietarios para atender a las obras de conservación y reparación de la finca”.

Aunque el retraso en el pago de un importe pequeño no suele ser alarmante, es mejor mantenerse alerta. Lo más conveniente es notificar al propietario por teléfono, email o correo ordinario que tiene una cuota pendiente con la comunidad. Si el propietario continúa acumulando recibos sin responder a las notificaciones, se hará necesario reiterar las notificaciones, a través de una carta certificada o un burofax, advirtiéndole que, de no subsanar el problema, la comunidad se verá forzada a realizar una reclamación judicial.

Si, aún con esto, la deuda no es cancelada, debe documentarse ante la junta de propietarios la morosidad del propietario, incluyéndole en la lista de recibos pendientes que debe ser distribuida a todos los interesados junto con la convocatoria a la junta, en la que aparecerá la propuesta de iniciar las acciones legales respectivas en la orden del día, procedimiento al que se denomina “liquidar la cuenta”, y está contemplado en el artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal, junto con la mención de que “a la cantidad que se reclame en virtud de lo dispuesto (…) podrá añadirse la derivada de los gastos del requerimiento previo de pago, siempre que conste documentalmente la realización de éste, y se acompañe a la solicitud el justificante de tales gastos”.

Si la junta aprueba la propuesta, se debe notificar al deudor a través de un nuevo burofax con acuse de recibo, otorgando al propietario un plazo de 15 días para abonar la cantidad pendiente con la comunidad. Esta certificación contendrá el acuerdo y aprobación de la junta para iniciar la liquidación de la deuda y debe ser expedida por el Secretario de la misma con el visto bueno del Presidente.

Si el deudor no responde de manera positiva a éste requerimiento, deberá entregarse el expediente a un abogado para que interponga el procedimiento monitorio en el Juzgado. Una vez cumplidos todos los trámites, el Tribunal podrá solicitar el embargo preventivo de sus bienes para hacer frente a la cantidad reclamada, los intereses y las costas, según el artículo 727.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Este recurso puede ser evitado si el propietario presenta un aval bancario por la cuantía reclamada, tal y como se recoge en el artículo 21.5 de la Ley de Propiedad Horizontal. En el peor de los casos, el procedimiento podría terminar con la subasta de la vivienda.

En lo que se refiere a los derechos de los propietarios morosos durante la celebración de una junta, el artículo 15.2 de la Ley de Propiedad Horizontal establece claramente que “los propietarios que en el momento de iniciarse la junta no se encontrasen al corriente en el pago de todas las deudas vencidas con la comunidad y no hubiesen impugnado judicialmente las mismas o procedido a la consignación judicial o notarial de la suma adeudada, podrán participar en sus deliberaciones si bien no tendrán derecho de voto. El acta de la Junta reflejará los propietarios privados del derecho de voto, cuya persona y cuota de participación en la comunidad no será computada a efectos de alcanzar las mayorías exigidas en esta Ley”. Y, en rasgos generales, tampoco pueden impugnar los acuerdos de la junta, a excepción de aquellos que incidan directamente en la forma de reparto de los gastos comunitarios.
Economía
Propietario
Legislación
Vivienda
Edificios
Mediación
Comunidad de Propietarios
Deudas
Impagados
Morosos

Diciembre 17, 2014

Compartir en

Deja un comentario

Últimas publicaciones:

La compraventa de vivienda crecía un 233,6% interanual en Abril
GUÍA INMOBILIARIA - Glosario de términos útiles.
Todo lo que debes saber ANTES de comprar una vivienda

Categorías:

Aperturas
Grupo Centrex
Seguridad
Vacaciones
Alquiler
Economía
IRPF
Electricidad
Luz
Fiscalidad
Venta
Comprador
Negociación
Propietario
Mudanza
Traslado
Cambio de casa
Certificado Eficiencia Enérgetica
Eficiencia Enérgetica
Madrid
Asociación Expertos Inmobiliarios
Entrevista
Sector Inmobiliario
Herencias
Plusvalías
Literatura
Historia
Trámite Ahorro Electricidad
La Rioja
Reparación Comunidad Vecinos
Navidad
Iregua
Celebración
Legislación
Sanción
Alquiler vacacional
Compra
IBI
IVA
Agentes Inmobiliarios
Asamblea General
Vivienda
Descenso de precios
Empresas
Oficinas
Locales
Impuestos
Patrimonio
Trámite
Mercado Inmobiliario
Rehabilitación
Ayudas
Desahucio
Ley Hipotecaria
BOE
Edificios
Mediación
Incorporaciones
Familia
Inquilino
Decoración
Color
Inversiones
Trabajo
Accesibilidad
Staging Reforma Alquiler
Gas
Calderas
Comunidad de Propietarios
Deudas
Impagados
Morosos
Liderazgo
Mascotas
Perros
Gatos
Antenas
Fachadas
Contrato
Arras
Estudiantes
Universitarios
Comercio
Ciudad
Cesion
Negocio
Eficiencia energética
Renta

Fecha de publicación:

2021
2020
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
Newsletter
Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias
Esta página utiliza cookies de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento y consultar nuestra Información de Cookies